Si tuviéramos que buscar un ejemplo de un activo en equilibro podríamos utilizar a Telefónica.
La última recuperación desde 16,47 deja al precio en la mitad del rango desarrollado por el precio desde que marcó un máximo significativo en 18,23 y un mínimo en 15,68. Desde entonces el precio no ha hecho más que contraerse provocando una caída de la volatilidad y del volumen de negocio, hasta tal punto que las medias móviles de largo plazo en la sesión de hoy se encuentran planas sin atreverse a cruzarse a la baja.

Desde un punto de vista técnico este es un valor lateral a la espera de un catalizador suficientemente importante que le permita romper referencias técnicas significativas. En este sentido el único catalizador interno para provocar un movimiento de ruptura solo lo encontramos en resultados corporativos y la próxima cita queda lejos. Habrá que buscar catalizadores externos, en este sentido todo lo relacionado con la prima de riesgo española adquiere importancia, ver la TIR del 10 años español por encima de 5,50% pondría a prueba los soportes y verla por debajo de 5,00% con los diferenciales estrechándose serviría para testar resistencias.

Telefónica en gráfico diario