“Sí, es una estrategia defensiva. Anticiparse a tiempos peores y el que venta atrás, que arree. Los dos grandes bancos españoles van a por todas. Hasta que el cuerpo y el mercado aguanten. Telefónica, Santander y BBVA lanzaron el lunes sendas emisiones de bonos por importe de 1.000 millones de euros cada una, a un plazo de dos y cinco años respectivamente.
Telefónica, a través de su filial Telefónica Emisiones, emitió bonos por importe de 3.500 millones de dólares (2.575,4 millones de euros), cuyo desembolso está previsto que se realice el próximo 26 de abril. La operadora informó hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que efectuó esta emisión de bonos en el día de ayer, en el marco de su programa de emisión de deuda registrado en la SEC estadounidense. La emisión de bonos de Telefónica se divide en tres tramos. El primero alcanza un importe de 1.200 millones de dólares (881,5 millones de euros), con vencimiento el 26 de abril de 2013 y con cupón del 2,582%, pagadero semestralmente y con precio de emisión a la par. El segundo tramo es por valor de 900 millones de dólares (660,9 millones de euros), con vencimiento el 27 de abril de 2015, cupón del 3,729%, pagadero semestralmente y con precio de emisión a la par. Por último, el tercer tramo presenta un importe de 1.400 millones de dólares (1.028,3 millones de euros), con vencimiento el 27 de abril de 2020, cupón del 5,134%, pagadero semestralmente y con precio de emisión a la par.

Esta nueva emisión se produce un mes después de que el grupo presidido por César Alierta cerrara el pasado 8 de marzo una emisión de bonos a cinco años por 1.400 millones de euros con precio de emisión a la par y un cupón anual de final del 3,406%, el más bajo de las emisiones de los últimos años con unos 200 puntos básicos por debajo de la operación lanzada hace un año con una emisión también a cinco años. El grupo indicó entonces, que con la operación, Telefónica pretendía continuar la prefinanciación de los vencimientos de 2011 con un año de anticipación, así como mantener la política de financiación del grupo, caracterizada por la “prudencia”, que permite mantener elevados niveles de liquidez aprovechando los momentos de emisión a precios atractivos.

La emisión del banco que preside Emilio Botín se ha cerrado a un tipo de interés de Euríbor a tres meses más 55 puntos básicos, con una sobredemanda de 1.300 millones de euros. El propio Santander ha sido colocador, junto a Natixis, HSBC y Barclays. En el caso de la emisión de BBVA, colocada por esta entidad junto a Deutsche Bank y Goldman Sachs, el plazo se ha establecido en cinco años y el tipo de interés se ha cerrado en ‘midswap’ más 85 puntos básicos. Tras una demanda de 1.500 millones de euros, la colocación se ha realizado entre más de un centenar de inversores institucionales, de los que el 80% eran extranjeros.

“La emisión de BBVA se ha cerrado al mismo precio que las garantizadas del Tesoro”, indican fuentes del mercado. Estas emisiones de deuda se producen poco después de que los países de la Eurozona acordaran poner a disposición de Grecia recursos por valor de al menos 30.000 millones de euros en préstamos bilaterales a un tipo de interés del 5%, y que deberán ser completados y cofinanciados con el FMI.

Con estas dos últimas operaciones, Santander y BBVA han emitido deuda a un plazo de entre dos y siete años por importe conjunto de 15.900 millones de euros desde enero para afrontar vencimientos de deuda y cubrir sus necesidades de liquidez durante este año y el próximo, informaron a Europa Press en fuentes de las entidades. Este importe, superior a la deuda emitida por el conjunto de entidades financieras medianas y pequeñas españolas en lo que va de año, pone de manifiesto que los dos mayores bancos españoles se pertrechan de financiación en los mercados mayoristas para encarar lo que queda de ejercicio.

Por su parte, Telefónica prepara una emisión de renta fija en dólares estadounidenses con vencimiento a tres, cinco y diez años, según indicaron a Europa Press fuentes de Telefónica, que no concretaron el importe de la operación. Esta nueva emisión se producirá un mes después de que el grupo presidido por César Alierta cerrara el pasado 8 de marzo una emisión de bonos a cinco años por 1.400 millones de euros con precio de emisión a la par y un cupón anual de final del 3,406%, el más bajo de las emisiones de los últimos años con unos 200 puntos básicos por debajo de la operación lanzada hace un año con una emisión también a cinco años.

Una mirada atrás

El 6 de abril escribíamos en lacartadelabolsa que BBVA y Santander han emitido deuda desde enero por 15.700 millones, más que el resto de entidades juntas y, además, sin el esfuerzo, que, por ejemplo, gasta el Estado con sus emisiones, hasta el punto de tener que acudir a los mercados asiáticos. Este hecho coincide, también, con las recomendaciones de venta de acciones de los bancos por parte de la mayoría de los analistas bursátiles ¿Bancos? No, gracias. Es el título de informes emitidos en los últimos meses. Enésimo divorcio entre unos y otros, entre el mercado sus agitadores, entre sus agitadores y el dinero de los ahorradores. Santander y BBVA han emitido deuda a un plazo de entre dos y siete años por importe conjunto de 15.700 millones de euros desde enero para afrontar vencimientos de deuda y cubrir sus necesidades de liquidez durante este año y el próximo. Este importe, superior a la deuda emitida por el conjunto de entidades financieras medianas y pequeñas españolas en lo que va de año, pone de manifiesto que los dos mayores bancos españoles se pertrechan de financiación en los mercados mayoristas para encarar lo que queda de ejercicio. Santander y BBVA tienen que hacer frente a vencimientos de deuda a lo largo de 2010 por un volumen total de 37.800 millones de euros, lo que significa la mitad del total de vencimientos para este año del conjunto de bancos y cajas de ahorros españoles