Telefónica ha anunciado hoy que revisa a la baja su política de dividendo.
La operadora, que había prometido para 2012 una retribución de 1,75 euros por acción, ha anunciado a la CNMV que para el próximo año reducirá su dividendo a 1,50 euros por acción, y que esta retribución será mixta, es decir, que se repartirá una combinación de dividendo en efectivo y de recompra de acciones.

Es decir, que mantendrá 1,30 euros en efectivo y los restantes 0,20 euros se repartirán mediante la compra de acciones y la amortización de las mismas. Lo mismo ocurrirá para los ejercicios siguientes.

Para 2013, la operadora, que se había comprometido a mantener un suelo de 1,75 euros, pero ya en este caso con una combinación de efectivo y recompra de acciones, anuncia también que mantendrá un dividendo mínimo de 1,50 euros por acción, aunque no especifica que parte se dará en efectivo y cual en recompra de títulos.

Vea el informe completo en el documento adjunto