Los técnicos del regulador de Nueva York encargados de estudiar la compra de Energy East por parte de Iberdrola (PSC, Public Service Commission) han pedido al consejo de este organismo que restrinja el reparto de dividendos y articule una 'golden share' (acción de oro) para tener derecho de veto sobre acuerdos de tipo estratégico en la adquirida. Los técnicos quieren que el consejo, que es el que debe adoptar la decisión final a partir del informe elaborado por un juez administrativo, promueva la creación de una figura especial y elija a un consejero independiente de Energy East.