El grupo automovilístico indio Tata Motors registró un beneficio neto de 177 millones de euros durante los seis primeros meses del año fiscal 2009-2010 (de abril a septiembre), lo que representa un incremento del 84,7% en comparación con la cifra del mismo periodo del año anterior, informó hoy la empresa. La corporación asiática, propietaria de las marcas Jaguar y Land Rover, explicó que sus resultados correspondientes al primer semestre fiscal se vieron influidos de forma positiva por el aumento de su volumen de ventas, así como por la estabilización del precio de las materias primas y por la reducción de costes que ha llevado a cabo. La facturación de la compañía que preside Ratan Tata se situó en 2.056 millones de euros entre abril y septiembre de este año, lo que se traduce en un aumento del 2,7% en comparación con las cifras contabilizadas en el mismo periodo de 2008.