La tasa de dividendos para las compañía del índice Standard & Poor's 500 registró su mayor avance en más de dos años durante el primer trimestre, una señal de la mejora en la confianza luego de la profunda recesión que afectó a la economía en el 2008 y el 2009. En el 2009, las compañías del S&P 500 pagaron alrededor de 196.000 millones de dólaresen dividendos en efectivo, un pronunciado descenso de 52.000 millones de dólares  frente al 2008.