El operador de telefonía Swisscom informó hoy de que su beneficio neto para el ejercicio 2008 retrocedió el 15,5% hasta los 1.751 millones de francos (unos 1.180 millones de euros). Sin embargo, explicó que este resultado se debe a factores excepcionales, particularmente a la venta de su filial Antenna Hungaria, que había disparado su beneficio neto el año anterior, y a los cambios que se produjeron por la anulación anticipada de contratos. La compañía aseguró que si se aplica una corrección considerando ambos factores, el beneficio neto sería cercano al registrado en el ejercicio 2007 (2.017 millones de francos). Por otra parte, el volumen de negocios progresó el 10% en 2008 y totalizó los 12.198 millones de francos (unos 8.240 millones de euros), aunque también este resultado fue influido -esta vez de manera positiva, pero también extraordinaria- por la facturación de su filial italiana Fastweb.
Sin esta influencia, la cifra de negocio anual se mantendría prácticamente invariable (algo más de 11.000 millones de francos). En tanto, el resultado de explotación (EBITDA) fue positivo y creció el 6,4% hasta los 4.789 millones de francos (3.240 millones de euros).

La compañía propondrá un dividendo de 19 francos (unos 12,8 euros), lo que significa un franco adicional con respecto al que se recomendó hace un año.

Sobre el ejercicio 2009, Swisscom lanzó algunos pronósticos, con lo que marcó una diferencia con respecto a la mayoría de compañías, que prefieren evitar previsiones en este periodo de incertidumbre económica mundial.

En ese sentido, indicó que espera una cifra de negocio de entre 9.200 y 9.300 millones de francos (sin el aporte de Fastweb), lo que supondría una bajada de hasta 300 millones.