El grupo franco-belga Suez, que hoy se hizo con un tercio de Aguas de Valencia, aseguró que la prevista fusión con GDF, el año próximo, no va a alterar su estrategia en España, que consiste en reforzar su presencia, pero "de forma concertada". "Eso va a continuar con la fusión", subrayó una portavoz de Suez, que recordó que España "es uno de los países donde nos desarrollamos". La última prueba de ese desarrollo es el 33% de Aguas de Barcelona adquirido al grupo francés Saur (por el que pujó al menos otro candidato) por 135 millones de euros, operación ejecutada por la filial de negocios medioambientales, Suez Environnement, y que estarán separados de Agbar.