Starbucks Corp. eliminó casi 1.000 empleos más y anunció que cerrará 61 tiendas en Australia, en lo que constituye una nueva señal de las dificultades por las que atraviesa la cadena de cafeterías. La empresa también realizó varios cambios en su gerencia. Reemplazó a Jim Alling, presidente de la división internacional, por Martin Coles, actual director general de operaciones, e informó que Alling dejará la empresa. Las reducciones de empleos se concentran principalmente en la sede de la empresa en Seattle, y en otras oficinas, pero no incluyen empleos en las cafeterías, dijo Deb Trevino, portavoz de Starbucks. En total, representan un 15% de la fuerza laboral que no incluye a las cafeterías. Las medidas ayudaron a que la acción de la firma subiera el miércoles un 5,3% a US$14,99 en el mercado electrónico Nasdaq.