La agencia de calificación ha rebajado el ráting de nueve comunidades autónomas, entre ellas Madrid y Cataluña, y mantiene con perspectiva negativa a la Comunidad Valenciana después de que ésta haya emitido los denominados 'bonos patrióticos' al 7% de rentabilidad exigida, un 2% por encima de la última colocación hace sólo seis meses. Se trata, no obstante, de una decisión esperada después de que S&P bajara la calificación de España en dos escalones hasta 'BBB+' y de la banca nacional esta misma semana. 

Las comunidades afectadas por la rebaja de nota de Standard & Poor's están encabezadas por Madrid, que ve su nota rebajada en dos escalones de 'A' a 'BBB+' y Cataluña, cuya nota ha sido degradada de manera agresiva en cuatro escalones, de 'A' hasta 'BBB-', al borde de bono basura.

Además de estas dos Autonomías, S&P también ha rebajado en dos escalones la nota de Galicia e Islas Canarias (hasta 'BBB+' desde 'A') y País Vasco y Navarra (hasta 'A' desde 'AA-'). Andalucía, Aragón y Baleares (hasta 'BBB' desde 'A') han sufrido un recorte mayor de tres escalones.
Las nueve CCAA mantienen la perspectiva negativa, lo que otorga un 50% de probabilidades de sufrir nuevas rebajas en los próximos meses ya que observa riesgo de que un comportamiento económico más débil de lo previsto afecte a sus perfiles de crédito.

Respecto a la Comunidad Valenciana, la firma no ha tocado su calificación, que se mantiene en BB (nivel de bono basura), pero al igual que las otras nueve CCAA su perspectiva continúa en 'negativa'.

En un comunicado, Standard & Poor's explica que la rebaja masiva de la nota a las CCAA llega después de que degradara hace una semana la nota soberana del Estado a BBB+. Agrega que "las regiones han incrementado a lo largo de 2011 sus desequilibrios fiscales" y espera que sus bases fiscales "crezcan solo ligeramente entre 2012 y 2014".