Standard & Poor's Ratings Services advirtió de que podría rebajar la calificación de California debido a la preocupación de que el estado de mayor población del país podría no cumplir con el pago de deuda si no hace una significativa revisión a su presupuesto para 2010.  Al poner a la deuda de California en observación con implicancias negativas, S&P indicó que su déficit presupuestario estructural podría inducir a fuertes problemas de liquidez, demora en pagos, o la emisión de instrumentos que reemplacen los pagos en efectivo, y advirtió que podría rebajar la deuda de California por debajo de la categoría "A" a menos que el estado enfrente el problema.