Las ventas de viviendas nuevas en EE UU cayeron un 0,6% durante el mes de mayo, mucho peor de lo previsto. Los analistas esperaban un incremento del 2,3%, frente al 0,3% registrado el mes anterior.