Incesante presión por parte de las agencias de análisis y calificación de riesgos, ausencia de novedades referentes al EFSF, ausencia de medidas con impacto cortoplacista que permitan estabilizar la situación, los mercados profundizan el castigo.
Sobretodo, porque esa falta de activismo en el corto plazo, podría ser un hecho en el corto plazo de EEUU si tenemos en cuenta las palabras de Bernanke.

Con todo ¿Dónde estamos?

Tras la mejora que observamos en las subastas de plazos cortos que tuvieron lugar en las últimas jornadas en Italia y España, volvimos a ver dificultades en el mercado primario soberano de los emisores con problemas como Italia, que ayer se medía con el mercado en una emisión de bonos a 5 años. La demanda fue débil (tan sólo 4.250) y la rentabilidad que tuvo que asumir el Tesoro italiano para adjudicar el máximo previsto de 3.000 millones de euros, fue histórico, en 6,47%. La próxima cita, hoy en España, ya que el Tesoro español debe acudir al mercado con una emisión obligaciones con vencimiento en enero de 2016, abril de 2020 y abril de 2021. Con esta operación conjunta, se ha propuesto captar entre 2.500 y 3.500 millones.

En la renta variable, nuevo castigo que profundiza el movimiento correctivo que se inició este mes de diciembre en los principales índices europeos y lleva a los índices a testear los niveles de soporte a vigilar para el corto plazo. El cierre permitió que se respetaran los citados niveles pero, lo cierto es que quedó en las inmediaciones de los mismos. La atención en las próximas jornadas, estará centrada en esos niveles de soporte, pues si no se logra reactivar la presión alcista y finalmente quedan rotos a la baja, espero ver una aceleración de los recortes que podría llevar a los índices a testear los mínimos que se dejaban el pasado mes de noviembre e incluso los que se dejaban el mes de septiembre y que a la vez son mínimos anuales.

Gráfico diario DAX



Gráfico diario Eurostoxx50