El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha asegurado hoy que el Gobierno "batallará" para intentar conseguir superávit en las cuentas de la Administración Central al cierre de 2008, al tiempo que garantizó el saldo positivo de las cuentas del conjunto de las administraciones públicas a final de año. "Vamos a ver qué conseguimos", ha señalado Solbes a los medios tras su comparecencia en la primera sesión de control al Gobierno de la Legislatura que se celebra en la Cámara Alta. En respuesta a una pregunta formulada por la senadora socialista Yolanda Vicente, ha asegurado que una de las prioridades del Gobierno de cara a la presente Legislatura será trabajar para aumentar el potencial de la economía a largo plazo.
Asimismo, Solbes ha reconocido, de nuevo, la situación de desaceleración que atraviesa la economía española, aunque ha señalado que, a pesar del ajuste, el punto de referencia del Gobierno para los próximos cuatro años no será diferente al de la última Legislatura. Así, ha indicado que seguirá defendiendo el principio de estabilidad presupuestaria teniendo en cuenta la evolución de la economía para determinar el superávit en cada momento, e impulsará una política de reformas para reforzar y aumentar el dinamismo del potencial de crecimiento de la economía española. En respuesta a otra pregunta formulada por el senador socialista Antonio Hurtado, Solbes ha recordado la batería de medidas que aprobó el Ejecutivo el pasado mes de abril para hacer frente al proceso de ajuste de la actividad. Así, se ha referido a la deducción de 400 euros en el IRF que, a su juicio, mejorará la renta de los contribuyentes, la ampliación gratuita del plazo de las hipotecas para todas las familias que así lo requieran, el apoyo a la rehabilitación y el impulso a la licitación para afrontar la desaceleración de la construcción, la ampliación de la línea de avales del ICO o la supresión del Impuesto del Patrimonio. También ha recordado el componente financiero en el esfuerzo reformista del Gobierno, que se materializará en la reforma del sistema de supervisión financiera, a través de una modificación de las competencias que afectará, principalmente, al Banco de España y a una nueva Comisión Nacional de Servicios Financieros, que asumirá y ampliará las competencias de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Finalmente, ha recordado también que, durante estos cuatro años, el Gobierno intentará mejorar la competencia del sector servicios en España, reducir las cargas administrativas de las empresas y acometer reformas en el mercado laboral y en sectores estratégicos como los transportes o la energía. Por su parte, la senadora Vicent consideró que la economía española tiene capacidad suficiente para afrontar el periodo de desaceleración que atraviesa desde hace unos meses, mientras que el senador Hurtado puso de manifiesto su confianza en la economía española por ser un "país joven" que dispone de una "economía fuerte". Además, ha aplaudido la respuesta inmediata del Gobierno para hacer frente a una situación económica menos favorable, y destacó la claridad del Gobierno y del Ministerio de Economía y Hacienda sobre el rumbo que debe tomar el Ejecutivo para reducir los efectos de la desaceleración.