El grupo hotelero Sol Meliá obtuvo un beneficio neto atribuible de 18,1 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que se traduce en una reducción del 11,3% con respecto al registrado en el mismo periodo de 2007 por el cambio de divisa, y situó su beneficio bruto de explotación (Ebitda) en 62,9 millones de euros, un 3,9% menos, informó hoy la cadena. No obstante, en moneda constante, sin tener en cuenta el efecto del cambio del euro respecto al dólar y la libra, Sol Meliá elevó el beneficio un 22,5%, el resultado bruto de explotación (Ebitda) un 8,4% y el ingreso por habitación disponible (RevPAR), un 3,7%. La cadena considera la debilidad de ambas monedas frente al euro "el principal elemento distorsionador", cuyos valores cayeron entre el 12 y el 13% en el primer trimestre.
La hotelera alcanzó una cifra de negocio de 295,2 millones de euros de enero a marzo, un 1,9% más que en el primer trimestre del ejercicio precedente. Los principales motores de crecimiento para la hotelera, que calificó la evolución de la actividad como "satisfactoria", han sido los resorts en República Dominicana, la recuperación de Canarias y la "magnífica evolución" de Sol Meliá Vacation Club. Por zonas, los hoteles situados en América Latina, especialmente los de categoría superior, así como los hoteles urbanos en Europa mostraron una evolución más destacada, mientras los resorts de República Dominicana encabezan el crecimiento en el negocio del Club Vacacional. Los resorts de lujo y los hoteles de negocios, en este sentido, no parecen acusar el impacto de la desaceleración económica, según indica la cadena. En España, se consolida la senda de recuperación emprendida por Canarias, una vez superados los meses de estancamiento. Así, el ingreso medio que registró la cadena en el archipiélago se elevó un 5,4% durante el primer trimestre. PLAN ESTRATÉGICO. En el marco de su nuevo Plan Estratégico, Sol Meliá presentó el pasado febrero una "ambiciosa política" de expansión, con un claro enfoque hacia las principales capitales europeas y norteamericanas, así como a las costas mediterráneas y Oriente Próximo. Entre las diversas negociaciones que mantiene la compañía, durante este trimestre se ha acordado la incorporación a su cartera de dos nuevos hoteles en Grecia, el Meliá Atenas y el Sol Kipriotis, en la isla de Kos, y ha firmado acuerdos para la incorporación de otros tres hoteles en Egipto y Brasil. En su conjunto, las incorporaciones anunciadas suman 2.446 nuevas habitaciones. La hotelera explicó que el potencial descenso en los viajes domésticos durante el periodo de desaceleración se verá compensado con la clientela procedente de destinos emisores de reciente pujanza como los países del Este de Europa. Por último, en lo que se refiere a la gestión del portfolio de joint-ventures de la compañía, Sol Meliá informó de que el grupo Stein adquirió también en el primer trimestre la participación del 50% que Sol Meliá mantenía en la compañía de comercialización y marketing Luxury Lifestyle Hotels & Resorts (LLHR). La compañía asegura que esta transacción no tiene impacto alguno a nivel de Ebitda, y un impacto marginal a nivel de beneficio neto.