Las caídas del valor ofrecen, a nuestro juicio, datos muy valiosos acerca de su próximo movimiento más probable.

En este sentido, y de forma muy parecida al de la mayor parte de valores, esperaríamos un escenario en dos fases:

 

 

Las razones que apuntan a la proximidad de una zona de suelo temporal serían varias, entre ellas el súbito diferencial abierto con respecto al precio objetivo del consenso de analistas, el mayor en dos años: 

 

             

 

Pero sobretodo destacaríamos los altos niveles de sobreventa que ha alcanzado en los actuales niveles, los mayores en sus 25 años de historia:

 

 

En el sentido anterior, enlazando sobre las razones por las que tras un suelo temporal esperaríamos nuevas caídas sin sobrepasar los máximos de junio estaría el siguiente gráfico:

 

 

En el se aprecia cómo el precio se sitúa en los niveles actuales (100-103 euros) en una zona de alta negociación histórica, lo que demuestra un antiguo interés comprador en la zona. En este nivel además se encuentra el 38% de corrección al impulso que nace en los mínimos de septiembre. Por otro lado se aprecia cómo la caída iniciada en mayo es distinta a todas las experimentadas en la tendencia alcista nacida en septiembre de 2015. Al ser distinta la actual corrección es probable forme parte de un tramo correctivo complejo, por lo que no esperaríamos que los rebotes puedan superar los 123,6 euros marcados en junio, teniendo en el hueco bajista en 113 euros una resistencia intermedia.

Recomendación: COMPRA ESPECULATIVA