El grupo químico Sniace estima que, si la huelga de taladores de montes de Cantabria se prolonga durante un mes, la producción de sus filiales Celltech y Viscocel "sería nula", al quedar desabastecidas de madera, lo que reduciría la facturación del grupo en ese mismo período entre un 25 y 30%. La empresa cántabra ha enviado este mediodía una tercera comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre los efectos que la huelga de taladores puede tener sobre la actividad de sus plantas de producción en Torrelavega.
Primero había informado al regulador de los mercados de que esa huelga puede paralizar parte de sus procesos productivos y después precisó que está preparando un expediente de regulación de empleo para suspender temporalmente los contratos de 350 trabajadores. Ahora aclara que la facturación del grupo también se resentiría: "Si la interrupción del suministro de madera durase alrededor de un mes, la producción de las empresas Celltech y Viscocel sería nula, lo que podría determinar un descenso de la facturación del grupo en ese período de entre el 25 y el 30%, reduciéndose a una cuarta parte si sólo durase una semana", explica. Los taladores de montes de Cantabria emprendieron el lunes pasado una huelga indefinida para demandar mejoras laborales, como una subida salarial del 5%, una reducción de jornada, aplicación de la ley de conciliación de la vida familiar y laboral y jubilación parcial a los 60 años, entre otras.