La situación financiera del gestor aeroportuario BAA, filial del grupo español Ferrovial, preocupa a la Comisión de Competencia (CC) del Reino Unido, que teme que pueda afectar a la capacidad de inversión de la compañía en los siete aeródromos que posee en el país. En un adelanto de la investigación que la CC lleva a cabo sobre la situación de casi monopolio que el gestor tiene sobre el tráfico aéreo del país, especialmente en Londres, el regulador mostró hoy su "preocupación" por la "dependencia" financiera que tiene BAA del balance de un solo grupo empresarial.
"Lo único que nos preocupa de la situación financiera de BAA es que afecte a las inversiones", reiteró el máximo responsable de la investigación sobre el gestor, Christopher Clarke, en un encuentro con periodistas posterior a la divulgación del informe preliminar. El gestor lleva meses negociando una refinanciación de la deuda que contrajo Ferrovial tras su adquisición y que asciende a unos 9.000 millones de libras (11.200 millones de euros, al cambio actual). BAA, que prevé finalizar la refinanciación a principios del tercer trimestre, pretende que los actuales bonistas pasen a una estructura financiera respaldada por los activos regulados, así como la obtención de un crédito bancario respaldado por sus aeropuertos no regulados. Clarke admitió, sin embargo, que las primeras conclusiones de la CC, que se espera que estén listas a finales de agosto, probablemente no se verán muy afectadas por la evolución del proceso de refinanciación, ya que ésta se cerrará con posterioridad. En cuanto a cómo pueda repercutir en la investigación una posible venta del aeropuerto de Gatwick por parte de BAA en los próximos meses, Clarke indicó que si aparece un potencial comprador la CC analizará cómo afecta a la competencia y estudiará si debe seguir regulado. Pese a que tanto Ferrovial como BAA han repetido en varias ocasiones que no venderán ningún aeropuerto para hacer frente a la deuda, la prensa británica ha publicado en las últimas semanas que el gestor estudia desprenderse de Gatwick. La CC indicó hoy en su informe que la propiedad de BAA de siete aeropuertos en el Reino Unido no beneficia ni a las aerolíneas ni a los pasajeros. A este respecto, el gestor señaló en un comunicado que la pertenencia de los aeropuertos al grupo favorece los intereses de los pasajeros tanto a corto plazo como en lo relativo a las inversiones futuras. Asimismo, BAA aseguró que la venta a otros gestores de los aeropuertos escoceses de Edimburgo y Glasgow, entre los que la CC también ha encontrado una falta de competencia, haría "poco o nada" para promover la rivalidad entre ellos. Clarke señaló que, en el caso de que la CC llegue a la conclusión final de que es necesaria la partición del monopolio de BAA, la venta de un solo aeropuerto podría no ser suficiente. Sin embargo, descartó casi por completo una gestión por separado de cada una de las terminales de los aeropuertos, y afirmó que cada aeródromo requiere una solución diferente. Por su parte, tanto las aerolíneas de bajo coste Rynair y Easyjet como la asociación de usuarios del aeropuerto londinense de Stansted mostraron su satisfacción por los resultados provisionales de la investigación.