Willie Walsh, consejero delegado de British Airways, dijo el martes que hay una posibilidad muy real de que se trocee el gestor británico de aeropuertos BAA Ltd, tras el informe del regulador de la competencia británico sobre el poder del grupo en el mercado.
"Yo no lo descartaría", indicó Walsh cuando se le preguntó si las conclusiones iniciales de la comisión de la competencia aumentaban las posibilidades de una escisión. El martes, la comisión dijo que el control por BAA de siete aeropuertos británicos -incluidos Heathrow, Gatwick y Stansted- era contrario a los intereses de consumidores y aerolíneas. British Airways es el mayor cliente de BAA, que está controlado por el español Grupo Ferrovial. En otro orden de cosas, Walsh explicó que BA actualmente no tiene planes de aumentar los recargos por carburante en sus billetes a pesar de los crecientes costes del petróleo. El martes, Air France -parte del grupo Air France-KLM- subió su recargo.