El poderos sindicato alemán del metal IG-Metall rechaza tajantemente la posibilidad de que el consorcio General Motors opte finalmente por no vender su filial europea Opel y que ésta continúe formando parte del grupo estadounidense, al que plantean reclamaciones millonarias.