El Tesoro español ha conseguido colocar un total de 4066 millones de euros en letras a tres y seis meses a un tipo de interés menor al de la última subasta. Una operación en la que se ha colocado el máximo previsto con una demanda suficiente.
Sin sorpresas y con colocación de lo máximo previsto y demanda suficiente. La rentabilidad fue menor a la anterior subasta como se esperaba. En concreto, para letras a 3 meses se han adjudicado 1.006 millones de euros a un tipo del 0.199%, frente al 0.469% de la subasta anterior.

En el plazo más largo, en 9 meses, el nominal solicitado fueron 5.955 millones de los que se adjudicaron 3060 millones a un tipo del 1.12%, desde el 1.175% de la subasta previa.

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España reconoce que "sigue el apetito por plazos cortos, sacrificando rentabilidad. ¿Tranquilizador? Tampoco. Pero de esto ya hemos hablado mucho en el pasado, aunque referido a países no periféricos".

Una subasta que se produce con una prima de riesgo que, a tenor de la inestabilidad vivida en Italia o el nuevo rescate planteado en Grecia, ha subido a niveles de 256 puntos básicos.