Royal Dutch Shell PLC esperará hasta que la situación económica sea la adecuada para desarrollar sus proyectos de arenas bituminosas y de gas natural licuado flotante, dijo el lunes el consejero delegado saliente de la compañía, Jeroen van der Veer. Royal Dutch Shell PLC esperará hasta que la situación económica sea la adecuada para desarrollar sus proyectos de arenas bituminosas y de gas natural licuado flotante, dijo el lunes el consejero delegado saliente de la compañía, Jeroen van der Veer.  "Si veo que al esperar, los costes descenderán, entonces prefiero esperar", dijo van der Veer.

Indicó que no le extrañaría que el índice Cambridge Energy Resources Associates, que mide los costes de construcción en el sector energético, descendiera a 200 este año.

El índice repuntó a 240 en el tercer trimestre de 2008, frente a la cifra de 110 marcada en 2004 debido a que el mercado se sobrecalentó, explicó.

Esto llevó a la compañía a archivar algunos proyectos, aunque la compañía anglo-holandesa sigue teniendo uno de los mayores programas de inversión del sector, valorado en 31.000 millones-32.000 millones de dólares este año.

Entre los proyectos archivados están los de Carmon Creek y Athabasca de arenas bituminosas en Canadá; el proyecto petrolero Mars B en el Golfo de México y el del yacimiento Pierce en el Reino Unido.

Shell también ha aparcado un proyecto de GNL flotante en la región Asia-Pacífico debido a los elevados costes de construcción.

La compañía espera que la demanda de energía se duplique entre ahora y 2050 y centra su atención en buscar fuentes de energía no convencionales -como las arenas bituminosas-, que representan cerca del 15% de su cartera de ventas de petróleo y gas hasta 2015.