El grupo petrolero angloholandés Royal Dutch Shell señala que respetó los reglementos locales argentinos. La compañía reacciona de este modo al cierre por las autoridades argentinas de una refinería próxima a Buenos Aires por motivos medioambientales.