La multinacional japonesa Sharp, dedicada a la fabricación de electrónica de consumo, informó esta mañana a los trabajadores de la intención de presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de suspensión temporal de contratos durante seis meses para 320 empleados de la planta de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), que tiene una plantilla de 490 personas.