No hay novedades para lo que queda de 2012. Más allá de los últimos acuerdos a los que se han llegado en Bruselas nadie duda de que habrán de venir nuevas medidas que ayuden a superar la crítica situación en la que nos encontramos.  En el segundo semestre nos encontraremos ante una de las citas políticas más importantes de los últimos cuatro años: las elecciones presidenciales en EEUU, en las que Barak Obama se juega un segundo mandato. Además cuando entremos en 2013, a la canciller Angela Merkel también le habrá llegado el año de la reelección con lo que los expertos anticipan que en los próximas cumbres, la alemana podría estar jugando en clave interna más que en el conjunto de Europa.

 

Mientras tanto, Asia se mantiene como el foco de crecimiento global, aunque su motor está empezando a perder revoluciones. China crecerá mucho, a ritmos del 7,9%, pero crecerá menos atenazada por un enfriamiento del sector inmobiliario y la caída de la demanda de los países occidentales, capitaneados por la enferma Europa. Ya está pasando.

Previsiones para España

Casi todos los expertos coinciden; no hay dudas de que España continuará en recesión en el segundo semestre del año y que acabará así el ejercicio. En cualquier caso, la cuestión estriba en saber si la contracción coincidirá con las previsiones del propio ejecutivo que espera que el PIB caiga un 1,7% este año.

David Taguas, director del Instituto de Macroeconomía y Finanzas de la Universidad Camilo José Cela cree que “sin conocer las medidas que va a adoptar el gobierno, la caída podría ser inferior a ese 1,7%, aunque habrá que esperar a ver cómo influyen esos los nuevos recortes que plantea el ejecutivo”.

Este economista no ve prácticamente ningún resquicio de esperanza para la economía española en estos últimos meses del ejercicio. Cree que el desempleo seguirá creciendo hasta 2014 y que alcanzará, incluso, al 27% de la población activa española ese año. Históricamente, en épocas de expansión, España ha conseguido rebajar la tasa de desempleo a ritmos de un 1% anual, lo que significa que “si nada cambia y se mantienen estos parámetros, podríamos tardar 19 años en alcanzar el 8% de desempleo al que llegó España en su mejor momento”, estima Taguas.

En cuanto al otro parámetro que escrutinan los mercados día a día, el déficit, Taguas apunta que las cifras actuales “ponen de manifiesto que es necesario adoptar medidas adicionales para aproximarse a los objetivos que fija la Unión Europea”. El economista cree que Bruselas podría rebajar el requisito para 2012 hasta entornos del 6% desde el 5,3% fijado por el momento.

Para este experto el debate crecimiento-ajuste es “artificial” y afirma que “en las condiciones actuales la reducción del déficit no es una opción; es una necesidad porque los mercados no quieren financiarnos en estas condiciones” y añade “financiarnos a los niveles a los que cotiza la deuda en estos momentos es inviable para una economía que no crece”.

Para este experto, hay otras opciones. Cree que aunque la subida del IVA afectará al consumo, se trata de una opción inevitable en un momento en el que lo que la economía española necesita no es otra cosa que el desapalancamiento. Pero hay más alternativas, como introducir impuestos sobre la gasolina, medioambientales y bajar la fiscalidad sobre el ahorro. Con esta última medida se podría incentivar, entre otras cosas, la compra de deuda pública.

Europa y Estados Unidos 

A pesar de las últimas decisiones adoptadas en el marco comunitario hay una cosa cierta: “todas las uniones monetarias que ha habido en Europa se han roto hasta ahora, eso sí, ninguna había sido como el euro”, según David Taguas. Este experto cree que las cosas deben cambiar para que este proyecto siga adelante.
Estados Unidos

Estados Unidos es uno de los países del mundo que se pueden ver más afectados por el recrudecimiento de la crisis en Europa, según el FMI. Este organismo calcula que el crecimiento del PIB norteamericano será del 2% en 2012 en un entorno de debilidad de los precios de la vivienda, las presiones de desapalancamiento y la fragilidad del mercado laboral. De hecho, se esperan unas mejoras muy modestas para este año y el que viene en torno al desempleo.

En 2013 vencen muchas disposiciones tributarias —entre ellas, los recortes de impuestos del gobierno de George W. Bush— , justo en el momento en que se producen profundos recortes automáticos del gasto. El FMI advierte que un ajuste tan enorme “podría socavar considerablemente la recuperación económica. Dado que “su prórroga temporal se ha topado con repetidas dificultades, es posible que estas medidas terminen caducando”.

Federico Steinberg, Investigador Principal de Economía Internacional del Real Instituto Elcano opina que ni tan siquiera “la FED va a hacer nada hasta que se celebren los comicios, a no ser que haya una catástrofe en Europa”. Y considera que la economía del país puede “ir tirando gracias a un déficit y a un gasto insostenible”. Aun así, asegura que en estos primeros años de la crisis parece que la solución estadounidense ha sido mejor que la europea, ya que “en el viejo continente hay habido un exceso de austeridad, sobre todo en lo que se refiere a los plazos”.

¿Y mientras tanto, qué hacen los inversores?

Marian Fernández, directora de estrategia de Inversis cree que la macro va a jugar un papel muy importante en los mercados en los próximos meses. Por eso para la bolsa esperan un mercado algo lateral, con escaso margen para fuertes alzas, aunque “podríamos haber visto los mínimos”, apunta la experta.

Aun así, en el mercado aun hay oportunidades, y los expertos no descartan la entrada en la renta variable española. Germán Quintero, de Allianz Global Investors, apunta que pese a la baja competitividad empresarial española “hay ejemplos de compañías que han generado crecimiento y se han comportado bien en los últimos meses y años debido a su modelo de negocio y a su internacionalización”. En esta gestora señalan, por ejemplo a Inditex.

En Inversis, pese a ser neutrales en torno a la renta variable comienzan a recomendar algo más España. Fernández apunta que “hemos abierto hueco a valores medianos”. En su cartera esta firma tiene a empresas como CAF, Ferrovial, Día, Enagás, Tubos Reunidos, Vidrala, Acerinox y Telefónica.
 
Para acceder a la información completa, suscríbase aquí