El sector energético, un arma de doble filo. O al menos así lo ven los expertos. De un lado, las previsiones apuntan a que las renovables serán las energías del futuro. Idea que se ha resaltado tras el desastre de Fukushima. Sin embargo, de otro lado cuentan las cotizaciones, que en los últimos años no han podido presumir de ser el dorado de las inversiones. Todavía sigue habiendo oportunidades.

Con estas previsiones surge la duda: ¿estar o no estar en las cotizadas energéticas del mercado español? Y si es así ¿en cuáles? Los expertos tienen claro que el saber hacer de Gamesa le establece como “uno de los valores ganadores en la coyuntura actual del mercado”, reconoce Ofelia Marín Lozano, directora de análisis de Banca March. Técnicamente el valor presenta un potencial de más del 50% desde los precios actuales. Ignacio Albizuri, director y analista de mercados de Deltastock indica que es casi seguro “que el valor vaya a buscar el objetivo en 7.40 euros y, como objetivo total, los 8.14 euros”.

Potencial que también ven en Gas Natural-Fenosa. Un valor que “finalmente llegará a un acuerdo satisfactorio con Sonatrach”, reconoce Alberto Roldán quien ve en la compañía “un valor barato y aunque su negocio está deprimido tiene síntomas de recuperación y no de estancamiento”. Este experto premia su proceso de desinversiones
y el compromiso de reducción de deuda. Técnicamente Albizuri apunta a un objetivo en torno a 14 euros “teniendo cuidado con los cortos pues el valor se encuentra en su resistencia de los dos últimos años”.

Abengoa o Endesa son dos de las compañías que los expertos prefieren dejar de lado en las carteras. En el primer caso, porque la división de bioenergía podría ser un buen apoyo –representa un 28% de sus ingresos pero la inversión en Abengoa también dejaría exposición a otras divisiones, como ingeniería y construcción industrial, y mercados. Alberto Roldán asegura que Endesa por negocio y gestión “es de las que más me gusta, sin embargo no tiene recorrido potencial y es la que está más correctamente valorada a estos precios”. Algo parecido a lo que se ve en Iberdrola pues “su fi lial de renovables queda aparcada con la fusión con su matriz y el valor queda condicionado
a lo que haga la propia Iberdrola”, reconoce Soledad Pellón, estratega de mercados de IG Markets.

Repsol es otra de las compañías que ha decidido poner pies en polvorosa dentro del mercado español. Desde Banca March ven en la compañía una opción dentro de las carteras pues “presenta un 35% de su desarrollo fuera de occidente, lo que la hace una estrategia de inversión a seguir”. Bankinter y Unicrédito dieron al valor recientemente recomendación de compra con un objetivo de 28 euros, un potencial superior al 20% desde los precios actuales.

Si desea leer el artículo completo suscríbase a nuestra revista AQUÍ.