La SEC de EE.UU., es decir, la Comisión del Mercado de Valores, sospecha que Goldman Sachs podría no ser la única entidad en realizar operaciones irregulares con valores hipotecarios por lo que está invertigando a otras financieras de Wall Street.