Dice el titular de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, que el Ejecutivo ya tiene suficientes problemas como para entrar en una trifulca de estas características entre tres grandes multinacionales.

"He tenido una buena relación con todas las personas que están metidas en esta operación, tanto de un lado como de otro", añadió Sebastián, quien recordó que el margen del Ejecutivo para evitar operaciones empresariales es "prácticamente nulo".

El pasado 29 de agosto, Sacyr y Pemex anunciaron un acuerdo para controlar de forma conjunta el 29,8 % de Repsol, un pacto que la petrolera quiere que estudie la Comisión Nacional de la Energía (CNE) y que los accionistas minoritarios de la AEMEC han pedido que investigue la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).