El ministro de Industria, Miguel Sebastián, consideró hoy "necesario" que las entidades financieras "entiendan" que "su contribución es imprescindible" y que "deben hacer un esfuerzo mayor del que están realizando hasta ahora" para salir de la crisis.
Durante una comparecencia en la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Senado, Sebastián advirtió además de varios "riesgos" para la recuperación, entre ellos el encarecimiento del euro, que merma la competitividad de los productos españoles en el exterior.

Junto a esto, citó los problemas de crédito y la subida del petróleo, que se encuentra ya por encima de los 60 dólares, como los otros dos principales riesgos para la economía española durante el proceso de recuperación de la crisis.

En todo caso, el ministro sostuvo que "las medidas financieras comienzan a surtir sus efectos" y que las entidades españolas "han podido comenzar a financiarse en los mercados internacionales" gracias a "las medidas adoptadas por el Gobierno".

Otro de los aspectos positivos citados por el ministro fue la entrada neta, por primera vez desde el inicio de la crisis, de inversiones en cartera en España, que ascendieron a 9.200 millones en el primer trimestre.

En todo caso, Sebastián aseguró que los indicadores que "hacen vislumbrar levemente la luz al final del túnel" deben ser tomados "con optimismo" y, a la vez, con "cautela". Además, insistió en la "oportunidad" de poner en marcha un nuevo modelo económico sobre las bases de la sostenibilidad, la innovación, la productividad, el medio ambiente y "la calidad del capital humano".

"Ya no estamos en la fase de parar el golpe, sino de preparar a la economía para la recuperación, aseguró al final de la comparecencia, antes de adelantar que el Gobierno ya está "anticipando" la mejora de la situación.

SECTOR EXTERIOR.

Por otro lado, pronosticó que el comercio exterior aportará en 2009 dos puntos al Producto Interior Bruto (PIB), nueve décimas más que en el ejercicio anterior.

Durante su comparecencia, Sebastián cifró en 46.000 millones los recursos liberados a favor de las pymes, de los que 17.000 millones corresponden a medidas fiscales y los 29.000 millones restantes a facilitar el crédito a través del ICO.

El Ministerio, señaló, está dedicando en 2009 ayudas a la industria por más de 1.600 millones de euros que movilizan inversiones cercanas a los 6.000 millones. "La magnitud de las inversiones movilizadas pone de manifiesto que nuestra industria tiene un brillante futuro y que está haciendo frente a problemas coyunturales, pero no estructurales", aseguró.