El sueco Skandinaviska Enskilda Banken anunció hoy que no necesitará recurrir al programa de garantías del Estado sueco porque las economías nórdicas siguen en buen estado y la morosidad en el Báltico está reduciéndose. Y eso a pesar de dar a conocer un descenso mayor del esperado del beneficio neto del tercer trimestre. El aumento de las pérdidas por impago de créditos provocó un descenso del 99% a 25 millones de coronas suecas (3,6 millones de dólares) del beneficio neto del banco en el tercer trimestre, frente a 1.880 millones de coronas un año antes y por debajo de las previsiones de los analistas de 242,4 millones de coronas.