La Reserva Federal  ha certificado que las filiales estadounidenses de los bancos Santander y BBVA cuentan con el colchón de liquidez necesario para soportar las pérdidas que se producirían en caso de recesión extrema.

En esta ocasión, las dos entidades españolas están exentas  de la parte más dura sobre los planes de retorno de capital, que el Santander suspendió tres veces, tras cambiar el criterio de elegibilidad.

En total, los 34 bancos más grandes de Estados Unidos superaron la primera etapa de una prueba de solvencia anual, lo que muestra que podrían mantener suficiente capital para cumplir con los requisitos del regulador, según ha comunicó ayer la Reserva Federal de Estados Unidos.

Aún si los bancos -entre los que están JPMorgan Chase & Co y Bank of America Corp- sufrieran pérdidas de 383.000 millones de dólares en el escenario más severo de la Fed, su nivel de capital de alta calidad sería sustancialmente superior al umbral exigido por reguladores y mejor con respecto al nivel del 2016.

"Los resultados de este año muestran que, incluso durante una recesión severa, nuestros bancos grandes seguirían bien capitalizados", dijo el gobernador de la Reserva Federal Jerome Powell, a cargo del área de regulación del sector bancario.

"Esto les permitiría prestar durante todo el ciclo económico y apoyar a familias y compañías en tiempos difíciles", agregó.

La Fed inició las pruebas de solvencia después de la última crisis financiera para garantizar la fortaleza de la industria bancaria, cuya capacidad de dar préstamos es considerada clave para la salud de la economía.

Estos resultado son la primera parte de un examen de dos etapas y las entidades aún deben superar la segunda parte de la prueba, en la que la Fed aprueba o rechaza sus planes de capital.

Se espera que la Fed publique ese componente la próxima semana.

Las acciones el Santander se dejan a las 9.30 un 0,15%, hasta los 5,847 euros por titulo, mientras que las de BBVA ganan un 0,31%, hatsa los 7,335 euros por acción.