La Reserva Federal de EEUU ha dado luz verde a los planes de dividendos y recompras de acciones de los  34 bancos más grandes que operan en el país, incluidas las filiales de BBVA y Santander.

La Fed anunció el miércoles que los 34 bancos superaron la segunda y más dura parte de su prueba de solvencia anual, mostrando que mucho de los mayores entidades no sólo han aumentado los niveles de capital adecuado, sino que también mejoraron sus procedimientos de gestión de riesgos.

Entre los bancos, están los españoles Santander Holding USA, filial de Santander, que los últimos tres años no había superado la prueba de estrés de la Fed, y BBVA.

Santander Holding USA dijo que su ratio de capital CET1 era del 14,5 por ciento a finales de 2016, y que en el escenario más adverso caería a 12,8 por ciento, por encima del mínimo regulatorio de 4,5 por ciento.

Uno de los bancos sometidos a los test de estrés, Capital One Financial Corp, debe reenviar su plan para finales de año, aunque mientras tanto la Fed le permitirá avanzar con su plan de capital.

El gobernador de la Fed Jerome Powell, quien lidera el área regulatoria del banco central, dijo que el proceso "ha motivado a todos los mayores bancos a alcanzar saludables niveles de capital y mejorar sustancialmente sus procesos de planificación de capital".