El banco Santander Totta, filial portuguesa del grupo español que preside Emilio Botin, obtuvo en el primer semestre del año unos beneficios de 271,1 millones de euros, un aumento del 28,1% respecto al mismo período del año anterior. El banco justifica este aumento de beneficios por el crecimiento en un 24,6% de su producto bancario y a la subida en un 38,5% de su resultado de explotación.