Sando pretende realizar desinversiones por importe de unos 300 millones de euros durante el presente ejercicio para obtener liquidez y recortar la deuda que actualmente soporta la compañía, según ha informado hoy el vicepresidente y consejero delegado, Luis Sánchez Manzano. El grupo cerró 2007 con un endeudamiento financiero neto de 1.432,5 millones de euros, más del doble respecto a la del año anterior, en gran medida consecuencia de la compra de Agofer el pasado año.