España ha solicitado a la Comisión Europea un endurecimiento de su proyecto sobre solvencia de la banca.

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha remitido a las autoridades comunitarias una carta firmada junto con otros seis países europeos (Reino Unido, Suecia, Bulgaria, Estonia, Lituania y Eslovaquia) en la que consideran que el borrador actual debilita el acuerdo internacional de Basilea III sobre requisitos de capital es "inaceptable" y podría "poner el peligro la estabilidad financiera".

El documento dirigido al comisario de Mercado Interior y Servicios Financieros, Michel Barnier; y al responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, asegura que "es necesario evitar cualquier debilitamiento de los principios de Basilea III en la legislación" que Bruselas tiene previsto presentar a principios de julio.