Sacyr Vallehermoso ha comunicado a la CNMV su intención de vender su participación en Repsol si no consigue refinanciar su deuda.

Sacyr Vallehermoso debe hacer frente este año a vencimientos de deuda por un importe de unos 6.700 millones de euros. De esa cifra, unos 5.000 millones corresponden al préstamo para la compra del 20% de Repsol, que vence en diciembre.

La compañía ha declarado que espera conseguir financiación o prorrogar un año más el préstamo. Si bien, reconoce que "se podría dar la circunstancia de la renuncia a la refinanciación por parte de alguna o todas las entidades financieras debido a la situación del mercado de crédito, en cuyo caso el grupo afrontaría la amortización de la deuda mediante la venta de las acciones de Repsol, bien en el mercado bursátil, con colocaciones privadas parciales o en una colocación global", explica la compañía en un documento remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.