El consorcio liderado por Sacyr Vallehermoso encargado de las obras de ampliación del Canal de Panamá recibirá una compensación de un máximo de 50 millones de dólares (unos 36 millones de euros) si concluye con antelación el proyecto, que se pretende inaugurar en agosto de 2014. En concreto, el contrato establece que Sacyr y sus socios paguen una penalización de 300.000 dólares (unos 215.254 euros) por cada día que se demoren en el calendario de obras, hasta un monto máximo de 54 millones.