La solidez de los resultados y del negocio permiten a la compañía recuperar el reparto regular de dividendos.

La constructoraSacyr ha presentado unos resultados sólidos con un aumento del 11% del beneficio neto hasta los 35 millones de euros y un EBITDA de 111 millones de euros, lo que significa un 19% más que en el mismo periodo del pasado año.  

La cifra de negocio de Sacyr se situó en 887 millones de euros, un aumento de 13 puntos porcentuales. Además, las cuentas de este primer trimestre ponen de manifiesto el marcado enfoque internacional que ha tomado la compañía, con un 61% de cifra de negocios y un 72% de cartera fuera de España. El 59% de la cartera está situada en Europa, el 38% en América y el 3% restante entre Oceanía, África y Asia.

La deuda financiera del grupo cerró el mes de marzo en 3.557 millones de euros, ligeramente por encima de los 3.421 millones a la finalización del año 2017.

La solidez de los resultados y la buena evolución de los negocios de la compañía han marcado un reinicio de la política regular de dividendos. El pasado mes de enero se ejecutó el scrip dividend a cuenta de los resultados del año fiscal 17.

El crecimiento cosechado entre los meses de enero y marzo se debe a las cuatro divisiones de la compañía que han mejorado sus resultados: Infraestructuras +96%, servicios +10%, concesiones +8% e industrial +4%.

 

 

Infraestructuras alcanzó los 400 millones de euros con un crecimiento del 14% respecto al primer periodo de 2017. De esta división cabe destacar los dos primeros contratos de la compañía en Estados Unidos, firmados en el mes de abril.

La división de Concesiones de la compañía es la sexta a nivel mundial según Public Works Financing, y ha aumentado un 10% su cifra de negocio hasta los 145 millones de euros que se han visto repercutidos por las nuevas concesiones firmadas en países latinoamericanos.

La cifra de negocios de Servicios creció un 11% hasta sumar 252 millones de euros, gracias a la positiva evolución de todas sus áreas de negocio y porque la compañía fue elegida como preferred bidder para la construcción y operación de una planta de tratamiento de residuos en EE. UU.

La división Industrial aumentó su cifra de negocio un 9% hasta alcanzar los 133 millones de euros en el primer trimestre. Durante este primer periodo se han contratado algunos proyectos importantes como la construcción de una terminal de almacenamiento y distribución en Perú o la aprobación del tercer proyecto de agua en Australia.

El Consejo de Administración ha propuesto a la Junta General de Accionistas, que tendrá lugar el próximo 7 de junio, dos nuevas ampliaciones de capital de 18 millones de acciones cada una para el pago de sendos scrip dividend a cuenta de los resultados de 2018. Durante el año, la rentabilidad prevista para los accionistas se situará entre el 4% y el 5%.