La constructora española Sacyr Vallehermoso aseguró hoy que su proyecto en la francesa Eiffage "no ha cambiado", después de una sesión en la que sus títulos subieron un 8,78% al calor de los rumores sobre la posible venta del 33,2% que posee en la compañía gala.
Fuentes de la compañía explicaron que "confían en los procesos judiciales" que tiene abiertos contra la constructora francesa así como en "la justicia" del país vecino. Sacyr Vallehermoso logró hoy la mayor subida del mercado continuo con un repunte del 8,78%, hasta un precio de 27,76 euros al cierre de la sesión, después de que saltaran los rumores de una posible venta de sus títulos en Eiffage. Según los analistas, la salida de Eiffage sería positiva para Sacyr, aunque esta operación no se materializaría hasta después del primer trimestre de 2008. Las dos constructoras se enzarzaron en una batalla judicial en Francia a raíz de que la mesa de la Junta de Accionistas de Eiffage anulara el derecho a voto de varios inversores, entre ellos, los del grupo español. Sacyr, que denunció la privación de los derechos de voto, tiene una cita el 8 de noviembre ante el Tribunal de Comercio de Nanterre (afueras de París) para fijar un calendario judicial con el objetivo de que ambas partes presenten sus argumentos. El presidente de Sacyr, Luis del Rivero, aseguró en la Junta de Accionistas de la constructora española, el pasado 29 de junio, que mantendrá la batalla por Eiffage "ad eternum" y que agotará la vía judicial para demostrar que no hubo concierto con ninguno de los accionistas españoles para hacerse con el control de la compañía. El objetivo de Sacyr era contar con varios puestos en el Consejo de Administración de la gala, posibilidad que se esfumó cuando fue desprendido de parte de sus derechos a voto. La española respondió ante esta situación con el lanzamiento de una opa por el cien por cien del capital de Eiffage, oferta que fue rechazada por la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF). Sacyr, que demandó ante la justicia francesa la decisión de la AMF, deberá esperar ahora hasta el próximo 5 de febrero, cuando el Tribunal de Apelación de París dará conocimiento de la sentencia por el rechazo de su oferta.