Banco Sabadell obtuvo un beneficio neto atribuido de 332,04 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone una caída del 22,5% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, una vez realizadas dotaciones extraordinarias a insolvencias y saneamientos de la cartera de valores y de inmuebles por importe de 358,87 millones (+331,9%). 
La morosidad aumentó hasta el 3,19% en el semestre, frente al 2,82% a cierre del primer trimestre

El quinto banco de España por valor de mercado dijo que su beneficio neto cayó a 169,9 millones de euros en el trimestre finalizado en junio, frente a 211,2 millones en el mismo periodo del año anterior. El margen de intermediación se situó en 418,6 millones, un 15% más que los 363 millones del segundo trimestre del año anterior.

Los analistas esperaban un beneficio neto de 156,6 millones y un margen de intermediación 404,7 millones de euros, según las estimaciones de 8 analistas consultados por Dow Jones Newswires.

El margen ordinario, que subió un 29% a 33,4 millones, se vio impulsado por las ganancias derivadas de la recompra de acciones preferentes durante el trimestre. Sabadell compró acciones de inversores institucionales a un fuerte descuento respecto al valor nominal, lo que le permitió anotarse una plusvalía de 96 millones.

Sabadell provisionó 209,8 millones para cubrir créditos impagados, casi cuatro veces la cantidad que destinó al mismo fin hace un año, ya que la tasa de mora del banco creció al 3,19% de los préstamos totales frente al 0,85% en el segundo trimestre del año pasado.

Las acciones de Sabadell han perdido un 10% de su valor en los últimos 12 meses, en línea con el sector bancario español. Los analistas prefieren los dos grandes bancos españoles, Banco Santander  y Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, que gracias a su expansión internacional dependen menos de la economía española.