El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, considera que el aumento de provisiones determinado por el Banco de España para entidades que se queden con activos inmobiliarios les "incentivará" a vender dichos activos, además de contribuir a aumentar su solvencia.