Los acreedores de Saab Automobile AB aceptaron el miércoles la propuesta del fabricante de automóviles de saldar su deuda pagando sólo un cuarto de lo que les debe. Saab propuso pagar sólo un 25% de los 10.500 millones de coronas suecas, o 1.340 millones  de dólares, que debe a más de 600 acreedores, entre los que figuran fabricantes de componentes y el gobierno sueco. La mayor parte de la deuda, casi 10.000 millones de coronas, se la debe Saab a su matriz estadounidense, General Motors Corp. (GM), que el martes acordó vender Saab al fabricante sueco de automóviles deportivos Koenigsegg Group AB por un importe sin desvelar. "Reducir la deuda formaba parte desde el principio de nuestros proyectos" para facilitar la venta del fabricante de automóviles, indicó Gunilla Gustavs, portavoz de Saab. Saab y GM solicitaron la protección por bancarrota en febrero y junio respectivamente.