La aerolínea de bajo coste Ryanair Holdings ha registrado un beneficio de antes de impuestos de 459,5 millones de euros en el primer semestre fiscal de la compañía hasta septiembre, frente a los 372,2 millones del mismo período del año pasado, tras aumentar el número de pasajeros un 20% hasta 26,6 millones. El beneficio tras impuestos ha aumentado un 24% a 407,6 millones, mientras que las ventas han crecido un 24% a 1.550 millones de euros, aunque el yield o rendimiento por asiento ha caído un 1%. Los costes unitarios han aumentado un 5%, debido principalmente al aumento de los costes de combustibles, personal y aeropuertos. La aerolínea ha señalado que su previsión para el resto del año fiscal sigue siendo cautelosa porque hay poca visibilidad más allá de los próximos dos meses.