Una mayor coordinación entre los países para evitar llegar a la situación actual. Es lo que ha defendido el presidente de Bankia, Rodrigo Rato en la cumbre del G-20.

El presidente de Bankia, Rodrigo Rato, reclamó hoy ante el G-20 una mayor coordinación entre países para evitar que se desencadenen futuras crisis sistémicas como la actual, al tiempo que instó a las autoridades supranacionales a incrementar la “vigilancia macro para robustecer las economías”.

Este robustecimiento exige ciertas condiciones que se deben aplicar a todos los países, industriales y emergentes, aseguró. Entre ellas, destacó que habría que  incrementar la flexibilidad de los mercados ya que “cuanto más flexibles son, mejor absorben las crisis”, aumentar la transparencia en los mercados financieros y en la política fiscal, “para acentuar la disciplina del mercado y reforzar la estabilidad doméstica y externa, puesto que los desequilibrios excesivos acaban resultando insostenibles para cualquier economía”.

“La calidad de la política macro es esencial: muchos países industriales que perdieron calidad en los últimos años, fiados en la baja inflación y la potencia de los mercados financieros privados, han pagado un alto precio por su mala política macro, mientras que muchos países emergentes, que reconvirtieron sus economías en la última década, mejorando su calidad macro, han salido reforzados”, aseguró.
Incrementar la responsabilidad nacional

El presidente de Bankia aseguró, en este foro, que la política monetaria futura debe “incluir, entre sus cometidos, un objetivo específico de estabilidad financiera, además de los tradicionales de inflación y crecimiento, para evitar crisis financieras de carácter sistémico como la actual”.

Rato sugirió la necesidad de abrir un debate internacional para valorar “los efectos de las políticas de estos países en la estabilidad mundial”. En este sentido, señaló que las “recomendaciones del grupo Camdessus para equiparar el Consejo del FMI al G20 van en esa dirección”.