Reyal Urbis cerró el primer trimestre del año con pérdidas netas de 52,69 millones de euros, lo que supone casi cuadruplicar (+286%) los números rojos del mismo periodo de 2007, informó hoy la inmobiliaria. La compañía que controla y preside Rafael Santamaría redujo un 40% sus ingresos durante los tres primeros meses del año, hasta sumar 187,41 millones, en tanto que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 19,19 millones de euros, un 48% menos. Durante el primer trimestre del año Reyal Urbis contrató ventas de viviendas por valor de 7,09 millones de euros, importe que arroja un desplome del 97% respecto a un año antes. Las viviendas entregadas se redujeron en un 47%, hasta suponer 129,53 millones.