El oro cotizó la semana pasada al alza, aunque todavía se podría decir que todavía se encuentra en un nivel muy similar al de comienzo de año y también cerca de donde se encontraba hace 12 meses. La plata también ha estado cotizado plana desde principios de 2012.

¿A qué puede deberse esta poca acción? El oro y la plata son los activos más sensibles a los cambios en política monetaria. A fecha de hoy, la opinión general es que la Fed debería introducir más, pero parece que no lo hará.

El lunes pasado, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, dio pocas señales de que algo vaya a cambiar. Responsables de política monetaria del país han mostrado esta semana opiniones opuestas. Por un lado, Bukllard y George comentaron que la Fed debería poner algún control sobre sus políticas de flexibilización monetaria. Por otro, Kocherlakota y Rosengren, restaron importancia a los riesgos inflacionarios del programa de compra de activos de 85.000 millones de dólares lanzado por la Fed, sugiriendo que la Fed debería flexibilizar su política aún más.



El jueves, tras la publicación de datos sobre la caída peticiones de desempleo - el menor número desde enero de 2008- el oro experimentó una caída de alrededor de 10 dólares cotizando hasta los 1670 $ la onza, pero rebotó en cuestión de dos horas alcanzando su máximo en 1 mes por encima de los 1690 $ la onza.

El Fix PM del viernes para el oro fue de 1688,50 $ la onza, reflejando una subida semanal de más del 1,8%.

El Fix de la plata fue de 31,82 $ la onza, reflejando una subida semanal del 3,8%



La semana pasada también se supo que el Bundesbank reubicará sus reservas de oro de Nueva York y París. El 13% de sus 3.391 toneladas conservadas en Londres seguirán custodiadas por el Banco de Inglaterra. Según el comunicado, este nuevo plan tiene como objetivo "reforzar la confianza a nivel nacional y conservar la habilidad de poder intercambiar oro por divisa extranjera de manera rápida".

La consultora de metales preciosos GFMS publicó su segunda actualización de la "Gold Survey 2012" en la que se prevé se alcancen los 1900 $ la onza para el precio del oro durante los primeros seis meses del año.

Según Philip Klapwijk, jefe de análisis de GFMS "A pesar de que se especula sobre la estructura y longevidad del programa de flexibilización cuantitativa (QE) de la Fed, las políticas de tipos de interés bajos persistirán en 2013. Esto seguirá estimulando el interés del inversor por el oro por la falta de inversiones de bajo riesgo que ofrezcan rentabilidades aceptables".