No hay duda. Los mercados se mueven al son que les marcan tanto resultados empresariales como referencias macroeconómicas. En la sesión de ayer tocó decantarse por el optimismo, un dato del ISM de servicios y el dato de empleo mejores de lo esperado así como unos resultados muy positivos de Time Warner revalorizaron un 0.4% al Dow Jones mientras que el S&P500 cerró la sesión en los 1.131 enteros.
 A nivel técnico, el S&P 500 se encuentra muy cerca de los máximos intradía del mes de junio, en 1.131 puntos, al haber cerrado en 1.127 puntos. En precios de cierre, el indicador se encuentra en niveles no vistos en el mercado desde el pasado 17 de mayo.

En el plano económico, el índice ISM servicios subió en julio hasta los 54,3 puntos desde los 53,8 de junio. Las previsiones que maneja el consenso apuntaban a una caída hasta 53,2. Se trata del séptimo mes consecutivo en que las condiciones del sector mejoran.  Por otra parte, el Informe ADP de empleo privado ha resultado mejor de lo esperado. El dato de julio sube hasta 42.000, por encima de los 40.000 estimados.

Los resultados también batieron las previsiones

En el plano empresarial, Intel ha llegado a un acuerdo para cerrar un juicio iniciado por la Federal Trade Commission (FTC), en el que se acusaba a la compañía de realizar prácticas anticompetitivas en el mercado de semiconductores. CBS  y Time Warner subieron con fuerza después de batir las previsiones de los analistas con sus cuentas trimestrales. Ambas compañías se han mostrado optimistas de cara a los próximos trimestres, al afirmar que la recuperación del mercado publicitario va por buen camino.

En operaciones corporativas, Barnes & Noble, la mayor cadena de librerías en Estados Unidos, ha confirmado que Leonard Riggio, fundador y máximo accionista de la compañía, está considerando comprar la totalidad de las acciones junto a un grupo de inversores. Sus títulos han subido un 18%.