El fabricante de hemoderivados Grifols obtuvo un beneficio neto de 81,7 millones de euros en el primer semestre, lo que supone un incremento del 31,4% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente.
La facturación del grupo especializado en el sector farmacéutico-hospitalario ascendió a 470,5 millones de euros, con un crecimiento del 15,6% en relación con el mismo periodo de 2008.
La tendencia alcista de las ventas se mantuvo en el segundo trimestre, con un total 234,9 millones de euros y un aumento del 14,3% en relación a 2008. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) experimentó un incremento del 19,2% y se situó en 140,8 millones de euros, que representa el 29,9% sobre ventas, frente al 29% de 2008.