La Reserva Federal (Fed) estadounidense hizo hoy lo que la mayoría esperaba, al mantener los tipos de interés en el 5,25%, lo que pone fin a la campaña de endurecimientos monetarios que arrancó en junio del 2004.
Los mercados habían adelantado la decisión de la Fed ante las señales de enfriamiento económico, aunque muchos analistas prevén que el banco central vuelva a aumentar las tasas antes de finales de año para frenar las presiones inflacionarias.