Repsol y Técnicas Reunidas se benefician de la escala de los precios del petróleo con subidas que superan el avance del Ibex 35 en el inicio de este 2018. Sin embargo, ambas compañías se encuentran en situaciones muy diferentes tanto por fundamentales como en su análisis técnico. ¿Cuál es la mejor opción de inversión?

En el inicio de 2018, al igual que en los últimos compasases del año anterior el petróleo es uno de los principales protagonistas de la información financiera. No en vano, se sitúa en niveles de mayo de 2015, ante los avances respaldados por la agitación en Irán - que aumentaba las preocupaciones sobre riesgos al suministro -, el incremento de la demanda por el clima frío en Estados Unidos y los recortes de producción de la OPEP.

Así, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa sube hasta tocar los 68 dólares, al tiempo que el estadounidense West Texas roza los 62 dólares por barril.

Las subidas del crudo favorece la revalorización bursátil de compañías relacionadas con el conocido como oro negro. En el caso delIbex 35, estas sonRepsolyTécnicas Reunidas, ambas con una subida que en las primeras sesiones del ejercicio supera la del selectivo español.

Así, mientras que el indicador sube algo más de un 2%, Repsol se apunta una subida que supera el 6%, convirtiéndose en el mejor valor del Ibex 35 en este recién iniciado 2018.

El consenso de analistas de Reuters recomienda mantener los títulos de la petrolera española con un precio objetivo de 16,1 euros, lo que supone un potencial de subida del 2,1%. De las 35 casas de análisis que siguen a Repsol, 16 aconsejan comprar, 14 mantener y cinco, vender.

La subida de Técnicas Reunidas en estas primeras sesiones de 2018 es del 5,03%.

El consenso de Reuters aconseja mantener los títulos de Técnicas Reunidas, con un precio de 26,56 euros, por debajo del nivel actual de la compañía. Así, supone un potencial de descenso del 4,4%. De los 20 analistas que siguen a la compañía, tres aconsejan comprar; nueve, mantener, y ocho, vender.

El PER de Repsol es de 12,86 veces, inferior al de Técnicas Reunidas (15,7x).

El valor en libros de la petrolera es de 0,8x, al tiempo que el de la ingeniería de infraestructuras para el sector es de 3,1x, es decir, cotiza por encima de su valor contable.

La rentabilidad por dividendo de Repsol es del 5,24%, algo superior a la de Técnicas, del 5,03%.

Los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión dan a Repsol una puntuación de 6 sobre 10, al considerar que se encuentra en fase de consolidación, con una tendencia bajista en el medio plazo, pero alcista en el largo, con una volatilidad decreciente en ambos periodos.

Losindicadores del área premium de EI dan a Técnicas Reunidas una puntuación de 4 sobre 10. Según dichos indicadores la compañía se encuentra en fase de rebote, con una tendencia alcista en el medio plazo, pero bajista en el largo, con una volatilidad decreciente en ambos periodos.

Ante las últimas subidas, el analista José Antonio González considera que Repsol registra un contundente impulso alcista a partir de los mínimos del pasado diciembre que, “con el respaldo del volumen de contratación y la activación de señales de compra de medio plazo en el oscilador MACD, permite al precio salir del proceso lateral de corto plazo al superar los 15,305, actualizando de esta manera su objetivo al alza”.

En cuanto a Técnicas Reunidas, el experto considera que se aproxima a niveles de referencia técnicos como son los 28,85 / 28,105, “gracias al impulso alcista que parte desde el área de soporte de los 19,895 / 19,25 y que permite una recuperación sin descanso, recuperación respaldada por una reducción de los niveles de volatilidad que experimentaron fuertes variaciones tras los fortísimos retrocesos de noviembre.

Y es que en noviembre Técnicas Reunidas fue noticia tras presentar sus resultados correspondientes al tercer trimestre y anunciar un profit warning que provocó una fuerte caída de su cotización.

Solo en esa jornada, la compañía de los Lladó llegó a caer un 31% en la apertura una vez informó de que ganó hasta septiembre 55,7 millones de euros, un 45,1% menos y además ha anunciado una rebaja de sus previsiones para 2017 y 2018. Para el presente ejercicio reduce sus previsiones de ingresos entre los 4.300 millones y los 4.600 millones de euros.

A pesar de no contar con el beneplácito de los analistas la empresa de ingeniería sí parece que goza del favor de los fondos value, que han aprovechado los descensos para incrementar posiciones en el valor. Otro de los que también confían en la ingeniería es Norges Bank, que recientemente ha elevado su participación hasta superar el 3% del capital.

El descenso del beneficio que registró Técnicas Reunidas es similar al incremento de las cuentas de Repsol. La empresa presidida por Antonio Brufau obtuvo un beneficio neto de 1.583 millones de euros durante los nueve primeros meses de este año, lo que supone un aumento del 41,3%, avance que la compañía consideró que se debe a la fortaleza de los negocios, su capacidad de adaptación a escenarios de precios bajos y el éxito de los planes aplicados para mejorar su eficiencia.

La buena marcha de Repsol se refleja en su evolución en el mercado durante 2017, año en el que subió un 10%. En el acumulado de los dos últimos ejercicios el avance es del 45%, según recoge Europa Press.

Y es que en 2017, la petrolera logró superar las grandes metas que se había propuesto, como la reducción de costes mediante eficiencias y sinergias, la ordenación de su cartera de activos, el recorte de su deuda -situándola por debajo de los 7.000 millones de euros a cierre de septiembre- la mejora del rating después de la asignación 'BBB' por S&P y la generación de valor para los accionistas.

Además, la compañía puso en producción los proyectos de Reggane (Argelia) y Sagari (Perú), que refuerzan su apuesta estratégica por el gas, mientras que logró dos grandes descubrimientos en Estados Unidos y Trinidad y Tobago, y récords de producción en Brasil y los activos en el Mar del Norte.